Virgen del Carmen s. XVII

Escuela granadina
Barroco
Principios del s. XVIII
Escultura de bulto redondo
Talla policromada, estofada y esgrafiada

58 cm altura

Categorías: , ,

Descripción

[lab_button title=»Consultar vía E-mail» type=»fliphover» size=»btn-small» button_bg=»btn-black» link=»url:mailto%3Ainfo%40martagualda.com%3Fsubject%3DVirgen%20del%20Carmen|||»]

De la Orden de los Carmelitas Descalzos.

Se trata de la representación de la Virgen del Carmen. Se encuentra entronizada, sin niño y con un escapulario en la mano derecha.

De composición romboidal, con angulosos pliegues en los ropajes, la virgen observa al espectador con los brazos abiertos, parece recibirlo, pero se mantiene rígida en su gesto, expectante. Su mirada es profunda, intensa, dulce pero a la vez intrusiva, parece remover el espíritu de quien la mira, es inquietante. Delata su pertenencia a un mundo elevado, no terrenal. Sus ojos son de cristal, grandes y almendrados que se entrecierran, con unos párpados extraordinariamente finos. Las cejas continúan el arco nasal dando sensación de tranquilidad. La boca se hace pequeña, cerrada, contenida. Su cuello es alargado y fino y sus hombros relajados, proyección de majestuosidad y elevación de espíritu.

Derroche técnico de la policromía de sus ropajes. Conseguida pues, la unidad de ambas artes, la pintura y la escultura, como buena representación de la escultura granadina. Ricas estofas, esgrafiados, dorados y coloraciones intensas que aportan grandes contrastes de luz y color. Valientes son los claroscuros que refuerzan el relieve del bordado, reforzando el ritmo y la amplitud del volumen.