Armando Miravalls Bove

Autor: Armando Miravalls Bove (Barcelona 1916-1978)
Título: “Pedrucho y su cuadrilla”
Técnica: Óleo sobre lienzo
Medidas: 275 cm x 210 cm
Firmado en el margen mitad derecha.

 

Pintor academicista catalán. Alumno de Ernest Santasusagna i Santacreu y de la escuela de la Lonja. Expuso regularment en Barcelona desde 1942. Su especialidad es el retrato, algunos de ellos conservados en el rectorado de la Universidad de Barcelona.

Descripción

 

 

Monumental retrato de Pedrucho y su cuadrilla.

Son siete los personajes: el torero, los tres banderilleros, el rejoneador, el picador y el mozo de espadas.

Se trata de una composición de friso. Formando un semicírculo y captando toda la atención de la obra está el torero, el figura, el actor principal en primer plano y en el centro de la composición. Con un paso fuerte, valiente y erguido, se muestra ante el espectador como lo haría ante el toro. Decidido y pausado, no tiene prisa. Belleza y temple, tiene aires de dominación. De exuberante masculinidad, es el humano hecho mito.

Todos están rigurosamente preparados para efectuar el paseíllo. El torero lleva montera, capote de paseo color purísima y anudado ritualmente al cuerpo, traje de luces de color verde con bordados, alamares y lentejuelas de oro.

Arropándole está el resto de la cuadrilla. Los tres banderilleros, con trajes de plata de color grana, rosa palo y albero para el más joven. Llevan capote y montera puesta. El rejoneador, situado más a la derecha de la composición, está ataviado con traje campero. El picador, detrás del torero, con el tradicional castoreño, chaquetilla adornada de plata y botas con mona. Por último, el mozo de espadas, en la sombra y en último plano, casi no se le ve, si no fuera por la luz que recibe su pañoleta blanca anudada al cuello.

Las figuras están proyectadas sobre un fondo totalmente homogéneo, de color marrón oscuro, realzando así la imagen de los retratados y de sus trajes de luces. Aportando, no solo atención sino también solemnidad a las figuras gracias al uso del claroscuro.

Contrastada y vibrante combinación de amarillos y rojos sobre el fondo oscuro, cuyo resultado es una mayor expresividad. Los trajes de oro y plata; grana, el color de la sangre; medias finas y suaves de seda rosa; purísima o azul claro para el capote del matador o verde esperanza para su traje, hacen del color, una metáfora con la lídia. Traduciéndose en la paleta, la bravura y la pasión del toreo. Evocando el baile, la excitación tras el triunfo y la pasión del toreo. Y cuyo claroscuro evoca el misterio, la lucha del hombre frente a la bestia, el baile de la muerte, o como lo describiría Lorca, un arte de la muerte que es un arte de la vida.

La pintura es de gran plasticidad. La pincelada es gruesa y pastosa, marcando lo abultado de los bordados de los trajes. Capta la luz de las lentejuelas y, sirviéndose de veladuras, pero también de acumulaciones de pintura, logra a la perfección, la textura y los reflejos de sus ricos trajes. Es una mano sabia, experimentada y precisa. Técnica y estética se aúnan.

Las carnaciones y la expresión de los rostros proyectan la dureza y la valentía del alma de los toreros. Son hombres fuertes, dispuestos a luchar. Decididos, sin titubeos, algo arrogantes y por su puesto valientes. Saben lo que hacen y se dirigen hacia ello.

Hay dos personajes que resaltan más que el resto. Por supuesto el torero, el único que se muestra totalmente de frente, con los hombros alineados a las caderas, encarándose al espectador y con un paso a adelante. Pero hay otro rostro que cautiva. Es detallado y expresivo, no vacila. Se trata del banderillero de la izquierda. Su rostro está definido, su entera figura capta la luz con un marcado y elegante claroscuro caravaggionista.

La pintura es de un academicismo muy propio de la época. De estética y técnica depurada, es de una elegancia suprema. No deja lugar a la distracción. La monumentalidad y la grandeza de los toreros es embaucadora.

Son solo ellos, el famoso torero Pedrucho y su cuadrilla.

Más información sobre el torero Pedrucho:

http://www.cultoro.es/actualidad/2018/2/5/pedrucho-de-eibar-barcelona-28096.html